INSPIRACIÓN: Frascos Mason Ball

Buenos días chicas! 
Hace un par de días colgué esta imagen en Instagram. Es de mi desayuno (avena, fruta y yogur) en un frasco transparente de Mason Ball y muchas de vosotras me preguntabáis por él. Así que he decidido dedicarles un post. También recordaros que hace ya unos meses colgué un DIY con estas maravillosas "botellitas", podéis verlo aquí. 


Los míticos "Ball Mason Jar" tienen su origen en Philadelphia, en 1858 cuando John Mason, un jovencísimo hojalatero patentó el primer frasco de cristal con tapa de rosca en zinc. Treinta años más tarde, en 1885, los hermanos Ball de Buffalo (Nueva York) comenzaron a fabricarlos en serie. Fue todo un éxito entre la población porque era una método revolucionario para la conservación de alimentos, además de ser reutilizable y tener un precio asequible.
Desde entonces hasta ahora, se han hecho de diferentes colores, tamaños y variando cada ciertos años, el logo corporativo de la empresa. Por eso, son muy codiciados por los coleccionistas. Actualmente se siguen fabricando y, en EEUU, los puedes encontrar fácilmente por un precio súper asequible. Yo compré los míos por menos de $2 cada uno, es decir, 1,5€ cada uno. 

























Cómo podéis ver, tienen múltiples usos y son muy comunes tanto para decorar el hogar (pintados o bien tal cual) cómo para convertir tus batidos o cócteles en una preciosidad. Pero no debemos olvidar que su función es la de conservar y guardar alimentos, así que también nos pueden ser muy útiles para guardar los cereales, mieles o galletas. 

¿Qué os parecen? 
Si queréis tener unos y no encontráis la marca a buen precio, un substituto pueden ser los botes de olivas de Mercadona o cualquier otro bote con una forma diferente. Con un poco de chalkpaint lo podemos dejar espectacular! 

Publicar un comentario

Latest Instagrams

© Yellow Pillows Deco. Design by Fearne.